El Molino Marconetti, la nueva casa del Liceo Municipal

 

Recuperamos el Molino Marconetti. Sus paredes, que estuvieron calladas y abandonas, ahora albergarán al Liceo Municipal. Su arquitectura industrial, recobra sentido con música, formas, sonidos y colores, con artistas, jóvenes y niños que están aprendiendo.

Es una apuesta a la educación y cultura del Gobierno de la ciudad. Propusimos realizar esta obra con el dinero que el Municipio aporta por ley al Fondo de Asistencia Educativa. Recibimos el visto bueno y hoy esa inversión se transformó en este edificio reconvertido. Se mantuvo la estructura del molino y se incorporaron aspectos modernos en su interior. El Molino se convirtió en una sucesión de distintos espacios flexibles que se superponen y avanzan sobre el espacio de la nave central, según el requerimiento de superficie de cada área, generando bandejas con dobles, triples y cuádruples alturas que potencian la espacialidad existente. Cada una de las cuatro escuelas cuenta con el espacio necesario para poder realizar sus prácticas de la mejor manera.

Como a principios del siglo XX lo importante eran los recursos naturales y el valor de la tierra, ahora lo es el talento de las personas. Lo que vale en el mundo es la capacidad de hombres y mujeres, y la educación es la herramienta para hacerla crecer y estimularla. En el Molino Marconetti no solo vamos a generar artistas sino también oportunidades de vida, algunos desde la docencia y otros integrándose a las industrias creativas y culturales, que generan valor y modos de vida.

Para un proyecto de esta importancia contemplamos todos los aspectos, entre ellos la movilidad. Se realizaron las veredas, el pavimento articulado de la calle e incorporamos una nueva línea de colectivos para que los 2.000 alumnos del Liceo puedan llegar sin dificultades. La línea 20 recorrerá Candioti Norte, Candioti Sur, la zona del Puerto y el centro de la ciudad. Combinará con otras líneas para que artistas, estudiantes y docentes de todos los puntos de la ciudad concurran al nuevo edificio.

Esta inauguración es sólo una etapa dentro de un proyecto mayor: el Centro Metropolitano del Arte. El edificio del Molino se combinará con otros dos: un Auditorio para 2.000 personas; que se adaptará para recibir conferencias, espectáculos artísticos, recitales, y hasta eventos deportivos; y un Aulario Taller, que funcionará como complemento de los dos anteriores e incluirá aulas y talleres multipropósito, un sector administrativo y un área de servicios sanitarios. Junto con el entorno, que posibilitará la realización espectáculos y exposiciones al aire libre, serán un espacio que albergue una parte importante de la producción cultural de Santa Fe.

En 2010, el Molino Marconetti estaba en remate y el Gobierno de la Ciudad, durante la intendencia de Mario Barletta, decidió expropiar el edificio para ser convertido como paseo público. La recuperación de este patrimonio fue una decisión política, este edificio es de todos los santafesinos.

El Liceo tiene mucha historia e historias particulares, como estudiantes que accedieron a su primer trabajo relacionado al arte, o la realización de cursos pioneros que luego fueron replicados. Hoy el Molino es el lugar indicado para que los docentes y los alumnos sigan construyendo esas historias, realicen sus sueños y concreten sus deseos ligados al arte. Es un edificio renovado para continuar generando oportunidades para todos los santafesinos.

Comments are closed.